Quizá eres un amante de la danza clásica, quizá la practicas o quizá no, pero si has llegado hasta estas líneas de lo que estamos seguros es que te gusta, de una u otra manera. Para que conozcas algo más acerca de esta disciplina, te vamos a descubrir algunas curiosidades del ballet, que quizá conozcas o quizá no. 

¿Sabías que…?

La danza clásica es sin duda una de las disciplinas más bellas y más exigentes, con años de historia, desde el Renacimiento, pero su esencia no ha cambiado.

Académie Royale de Danse fue la primera escuela de ballet, creada en 1661 gracias a Luis XIV de Francia. 

El primer tutú data de 1820 y aunque son los padres de los que se lucen en la actualidad, antes eran largos, y, en 1862, concretamente el 26 de julio, Emma Livry falleció a consecuencia de las heridas sufridas al incendiarse su tutú en un ensayo.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la danza, fue el único arte moderno que Hitler no prohibió.

Las zapatillas, coloquialmente llamadas puntas, están hechas principalmente a base de cuero, lona o satén, cartón y pegamento, no se pueden usar hasta que huesos y músculos estén fuertes y bien desarrollados.

Fuerza y belleza

Cuando un bailarín salta sobre sus puntas en esas bellas posturas puede llegar a soportar sobre sus dedos lo equivalente a tres veces su peso corporal.

En una sola sesión de ballet se pueden quemar hasta 250 kcal y es que, por ejemplo, durante una sola función, en torno a 1.500 kilos de peso, es lo que un bailarín puede llegar a levantar entre todas las bailarinas con las que interactúa.

El ballet es una de las disciplinas más exigentes y completas, tanto, que profesionales de diferentes deportes lo utilizan como parte de su entrenamiento. 

Ahora ya conoces algunas curiosidades del ballet. Scaena Carmen Roche tiene a tu disposición el Conservatorio que lleva su nombre y en el que puedes descubrir todo lo que esta fantástica y única disciplina puede hacerte experimentar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.